animacion cartoon
animacion perrete

 

Navegando entre cosas prometedoras que poner por aquí, me encontré con la iniciativa de una web dedicada exclusivamente a aspirantes a artistas y profesionales creativos, donde los que comienzan en esto de la animación pueden expresar y compartir vivencias relacionadas con su día a día en forma de carta.

Lo curioso del tema es que en el mes de mayo del año pasado, llegó a Animator Letters Project una carta escrita a mano por Austin Madison, animador de Pixar, que ha trabajado en películas del calibre de Up o Ratatouille la cual es toda una inspiración y un empujoncito adelante para aquellos que nos dedicamos a este apasionante y duro trabajo de dar vida.

 

carta pixar

A quién pueda inspirar,
Yo, como muchos de ustedes los artistas allá afuera, estoy en constante cambio entre dos estados. El primero (y más preferible de los dos) es el de la zona blanca, encendido en el asiento, a toda máquina en modo creativo. Esto ocurre cuando ponemos la pluma y las ideas se derraman como el vino en un cáliz real… Esto sucede alrededor del 3% del tiempo.
El otro 97% del tiempo me encuentro con la frustración, dificultades, en la esquina de la oficina en modo “papel arrugado”. Lo importante en ese momento es sudar tinta con diligencia a través de ese pantano del desaliento y la desesperación. Aplicarse, comentar y escuchar las historias de los profesionales que han estado haciendo películas durante décadas, pasando por las mismas historias y los problemas de producción indignantes.
En una palabra: Persistir.
Persiste en contar tu historia. Persiste en llegar a tu público. Persiste en mantenerte fiel a tu visión. Recuerda lo que Peter Jackson dijo: “El dolor es temporal. El cine es para siempre”. Piensa en todas las persona que deben saber.
La próxima vez que te golpee el bloqueo del escritor, o que el ordenador se bloquee y se pierde el trabajo de una noche entera porque no le diste a guardar (siempre darle a guardar), recuerda: Nunca estarás muy lejos de la siguiente ráfaga de creatividad divina. Trabaja a través de ese 97% de la mediocridad para llegar a ese 3% con el que todo el mundo te recordará para siempre.
Les garantizo que el arte vale la pena el trabajo,
Su amigo,
Austin Madison
La aventura está ahí fuera

Consulta más Curiosidades sobre Animación